Así somos

Una familia enamorada de la naturaleza! Los olivares están en Baena y Vivimos en la sierra cordobesa desde hace 10 años. Esto nos permite un modo de vida esencial para nosotros, donde producimos gran parte de lo que consumimos, con una garantía de calidad.
Enclave de Oliva nace de la iniciativa de recoger y molturar aceitunas y sacar un aceite para personas cercanas, familiares… con esencia personal, ponemos énfasis en el cuidado del campo, y tanto o mas importante, el cuidado de relaciones y personas consumidoras.
Comenzó caminando a la par que otros proyectos productivos; productores de familias,  de pan, de cestas de verdura, aceitunas de mesa y algunos mas.

Qué hacemos

El nombre en si mismo recoge tres conceptos:
En un Enclave único donde se localizan nuestros olivares sierra de Baena (tierras calizas y temperaturas suaves, por estar en la sierra adquieren sabores afrutados ).
El aceite es el Enclave donde se encuentran todas las variedades que lo conforman.
Es el Enclave donde las personas que cuidamos esta tierra, nos encontramos compartimos sinergias, estados, opiniones, bromas…Para Enclave son importantes los cuidados, por tanto, no son menos sino mas, las personas que disfrutamos de cuidar estos cultivos liderados por el cariño, armonía y mimo.
En la actualidad ENCLAVE toma una prioridad en nuestros proyectos productivos. Formamos parte de movimientos sociales, redes de consumo, iniciativas con mercados de producciones locales y soberanía alimentaria.

Enclave de oliva: cuidamos la vida, la vida nos cuida

Cómo lo hacemos – Manejo

El manejo es cuidar y mimar el campo conociendo las necesidades que tiene un cultivo de olivos, no solo para la producción, sino para tener una tierra viva y fértil, al igual que unos olivos frondosos. Y claro, con este cuidado se ve favorecida la producción. Para nosotros es muy importante que el cultivo este lleno de vida.
El manejo del suelo para obtener y mantener una alta fertilidad natural. Buscamos en todo momento la adición de, tan solo, materia orgánica, con la poda triturada o el desbroce de la cubierta. Es necesaria no sólo para mejorar la calidad del suelo, sino para nutrir a los árboles, para la fijación del agua en la tierra y, además, favorece el sistema radicular, la estructura del suelo.
Se poda cuando vemos que la parte de madera supera la parte de hoja o ramon y para rejuvenecer madera vieja. Hacemos limpias para mantener y alargar las talas o podas gordas, desvaretamos cada final de verano.
El uso de insumo lo adaptamos a las resultados de las analíticas de hoja que hacemos en verano y según el año y las condiciones meteorológicas que nos acompañe. El abonado en suelo, cuando lo hacemos, usamos estiércol de cabra, alperujo compostado o en pelet orgánico ecológico.

Cómo lo hacemos – Recolección

La recolección y extracción es para nosotros como un niño recién nacido, esa sensación de tener en tus manos algo que tendrá su vida propia, con la esencia de sus cuidadores, pensamos en las casas y platos que va a llegar, los comentarios en torno, las sensaciones de la gente… tendrá impregnado parte de nuestra esencia.
La climatología nos pondrá “en jaque” el momento de la recolección: según como haya sido el año y el otoño precedente a la recolección, sabremos si la aceituna esta en su momento optimo para recoger y extraer un aceite particular.
La recolecta, como cualquier actividad se hace con cuidado para favorecer que no se pierdan tallos ni hojas. Controlamos que la aceituna se coja y se muela ese mismo día o al día siguiente. Durante este periodo, de caer del árbol a la molturación, la aceituna tiene una temperatura estable y baja, para favorecer características organolépticas y que no se oxide el fruto. De esta manera la acidez es mínima, sobre 0,1 grados.

Agroecología, Grupos de Consumo:

El termino agroecología no solo abarca principios y fundamentos técnicos respecto a un sistema de producción que respete el entorno natural y la salud de las personas. Para nosotros, es un modo de ver la vida y de querer vivirla, de relacionarnos entre personas y, todo ello, dentro del ecosistema en el que participamos. Tiene mucho que ver con los cuidados y, partiendo de este concepto, uno de nuestros principios es cuidar de nosotros mismos así como de las personas que nos rodean, los procesos en los que nos implicamos y el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad.
Es en base a esta premisa como nos planteamos una manera coherente de distribuir el aceite que producimos. Queremos que la distribución de nuestros productos tenga lugar en espacios que formen parte o estén de alguna manera vinculados con los agroecosistemas en los que desarrollamos nuestras actividades.
Buscamos, pues, los espacios que construyen y ocupan los grupos de consumo, las redes de grupos de productores y consumidores, y espacios y/o establecimientos donde los cuidados se sitúen al mismo nivel que la sostenibilidad económica. Queremos, de esta manera, relacionarnos con personas y grupos productores de una manera cercana y estrecha. Que las personas que consuman nuestro aceite conozcan y comprendan los tiempos y contratiempos de los productos, los procesos productivos y las personas productoras. Queremos, así, construir unos sistemas alimentarios que respeten tanto a las personas, como al entorno natural que nos acoge.