¿Qué es un grupo de consumo?

Es un grupo de personas que compra alimentos de forma regular y conjunta directamente del agricultor o productor. Es una forma alternativa de consumir productos agroecológicos a un precio justo a través del contacto directo con productores.

Ventajas

Comer sano

Con productos ecológicos que vienen directamente del campo y con la seguridad de que el precio pagado se destina sólo al productor

Precio más asequible para el consumidor

El precio pagado a los productores es mucho menor que el pagado en las tiendas. Esto es debido a que la tienda, el supermercado, el distribuidor, etc. están añadiendo su margen e incrementando el precio. De esta manera, los alimentos ecológicos no tienen por qué resultar más caros que los convencionales, ya que, se compran en importantes cantidades para abastecer a todo el grupo y directamente a su productor, evitando intermediarios. Así se beneficia a personas que de
otra forma no podrían acceder a los alimentos ecológicos u orgánicos.

Contacto directo con los productor@s.

Los miembros del grupo de consumo saben cómo se producen y de dónde vienen sus alimentos e incluso pueden visitar los campos de producción.

Apoyo a la producción ética de alimentos

Los grupos de consumo son de vital importancia por su apoyo a un sistema de producción ecológico, ético y local de
alimentos.

Precio justo y digno para los productores

Muchos agricultores ecológicos se esfuerzan para sobrevivir en una hostil economía global, dirigida más por el dinero que por los principios. El precio que ellos reciben por su producción es normalmente determinada por eventos globales, y reducidos por la disponibilidad de alimentos producidos en masa, importados y baratos. Los precios que se pagan en los comercios son mayores que los precios que se pagan al comprar directamente al agricultor.

Predecir ingresos e incrementar el efectivo

Muchos agricultores plantan los cultivos al inicio de la temporada sin saber qué precio recibirán por tonelada al final de la
temporada. En algunos casos, los cultivos son plantados sin saber si alguien comprará la producción. Los grupos de consumo pueden realizar pedidos por adelantado y proporcionar al agricultor un mercado seguro.

Cómo iniciarlo

Cómo iniciar un grupo de consumo

Cualquiera puede montar un grupo de consumo. «Basta con agrupar a al menos entre cinco y diez amigos, vecinos o compañeros de trabajo, gimnasio o curso y buscar un lugar que les venga bien a todos para realizar los repartos de los productos, que vienen directamente de la mano de los productores».

El primer paso es tener una idea aproximada sobre qué te gustaría hacer y anunciarlo a potenciales miembros y proveedores. Después necesitarás configurar un plan efectivo con ellos sobre cómo proceder. Enclave de Oliva te asesora en todo lo que necesites de manera desinteresada por teléfono, whatsapp, correo electrónico o tomando un café.

Sistema de pedidos, pagos y recogidas
  • Fecha límite para pagos antes o después de recibir los alimentos según se acuerde
    con el productor.
  • Fecha límite bien anunciada para hacer los pedidos.
  • Escribir un formulario de pedido. Enclave de Oliva te facilita uno en este link.
  • Fecha límite para recogida de los alimentos una vez hayan llegado.
  • Pedidos mínimos y máximos.
Acuerdo con el proveedor

Necesitarás un acuerdo claro, incluyendo:

  • Frecuencia de entrega.
  • Tiempo de pago.
  • Precio.
  • Pedido mínimo y máximo.
  • Duración del acuerdo, etc.
Sistema de reparto

Puedes recoger tus pedidos en un local, domicilio, o incluso algunos agricultores podrían repartirlo a tu puerta. En algunos casos se contrata a una empresa de transporte para recogerlo y repartirlo.

Lugar apropiado para las entregas

Necesitarás considerar el acceso (camión de reparto, acceso a minusválidos, etc.), seguridad y parking.

Una cuenta bancaria

Puede que te arregles con dinero en efectivo. Algunos grupos necesitan una cuenta bancaria. Si es así, tendrás que decidir quién actúa como administrador, podría ser conveniente que hubiera varios administradores y que sea necesaria la firma de ellos.

Pregunta a tu banco los requerimientos para cuentas de grupos. Considera utilizar un banco ético, puede que ellos tengan cuentas sociales para este tipo de entidades.

Buscar nuevos miembros

Algunos grupos de consumo están formados por amigos. Otros están formados por círculos de personas interesadas en alimentos ecológicos. Si partes desde cero, trata de poner anuncios en tu vecindario, decírselo a todo el mundo que conozcas, anunciarlo en redes sociales, blogs, webs. Deberás considerar un tamaño máximo y mínimo que es práctico para tu grupo.

Organización del trabajo

Un grupo de consumo necesita una buena organización. Los pedidos necesitan ser recogidos, el dinero necesita ser recolectado, el extracto del banco necesita ser comprobado, un pedido ordenado, mantenimiento de la relación con el proveedor, las entregas firmadas, etc.

Una estructura para el grupo

Muchos grupos no tienen formal legal constituida. Esto puede funcionar bien cuando el riesgo es mínimo, por ejemplo, un grupo de amigos. Sin embargo, también es posible organizarse en diferentes formas legales, como por ejemplo las cooperativas.

Otras actividades

Algunos grupos de consumo se implican de forma activa y desarrollan actividades donde se fomenta la alimentación sana y la ecología, tales como visitas a agricultores ecológicos, organizar encuentros donde se degustan alimentos ecológicos u orgánicos, charlas informativas y divulgativas sobre su actividad, etc.

Agroecología

El termino agroecología no solo abarca principios y fundamentos técnicos respecto a un sistema de producción que respete el entorno natural y la salud de las personas. Para nosotros, es un modo de ver la vida y de querer vivirla, de relacionarnos entre personas y, todo ello, dentro del ecosistema en el que participamos. Tiene mucho que ver con los cuidados y, partiendo de este concepto, uno de nuestros principios es cuidar de nosotros mismos así como de las personas que nos rodean, los procesos en los que nos implicamos y el entorno en el que desarrollamos nuestra actividad.

Es en base a esta premisa como nos planteamos una manera coherente de distribuir el aceite que producimos. Queremos que la distribución de nuestros productos tenga lugar en espacios que formen parte o estén de alguna manera vinculados con los agroecosistemas en los que desarrollamos nuestras actividades.

Buscamos, pues, los espacios que construyen y ocupan los grupos de consumo, las redes de grupos de productores y consumidores, y espacios y/o establecimientos donde los cuidados se sitúen al mismo nivel que la sostenibilidad económica. Queremos, de esta manera, relacionarnos con personas y grupos productores de una manera cercana y estrecha. Que las personas que consuman nuestro aceite conozcan y comprendan los tiempos y contratiempos de los productos, los procesos productivos y las personas productoras. Queremos, así, construir unos sistemas alimentarios que respeten tanto a las personas, como al entorno natural que nos acoge.