MAS ALLÁ DE SER «OTRA FORMA DE COMERCIALIZACIÓN, ES REALMENTE CAMBIAR EL MODELO DE NUESTRA FORMA DE VIDA» ¿QUÉ ES UNA AMAP?

por | Abr 10, 2020 | Blog | 0 Comentarios

Las AMAP de Francia: el círculo virtuoso de una agricultura a escala humana

Las Asociaciones para el Mantenimiento de una Agricultura Campesina (AMAP, por sus siglas en francés), con 18 años de vida en el país europeo,
promueven una alianza entre consumidores y agricultores a través de un trato directo, cara a cara. Conforman una verdadera forma de comercio
justo y agroecológico que conserva la calidad del alimento, evita los desperdicios y reducen la huella de carbono en sus desplazamientos.

La AMAP es una tendencia de producción y consumo alimentario en Francia, que se ha venido desarrollando en los últimos 18 años y que genera un verdadero comercio justo y agroecológico. Consiste en una alianza entre un grupo de consumidores y un agricultor que trabaje en las cercanías, y a través de un contrato los consumidores se comprometen a pagar por adelantado el trabajo del campesino, mientras que éste, a cambio, entrega  semanalmente una canasta con vegetales frescos, orgánicos y de calidad.

Este modelo se inspira en los teikei de Japón, que nacieron en los años 60, cuando un grupo de mujeres comenzaron a preocuparse por el uso de pesticidas en los alimentos que daban a sus hijos y decidieron asociarse directamente con los campesinos locales para asegurarse de la calidad de los vegetales que estaban comprando.

«Ser parte de una AMAP es en cierto sentido un compromiso de pagar un salario justo a un campesino. Nuestra motivación también es estar seguros de comer alimentos orgánicos y sin pesticidas, que son cultivados con cuidado y que son recolectados el mismo día, que no han sido embalados, ni refrigerados ni son transportados por largas distancias”. <<Evelyne Boulogne, consumidora de AMAP desde hace seis años>>.

En Francia las AMAP surgen en 2001 impulsadas por asociaciones militantes tanto de agricultores como de consumidores. Esta iniciativa comienza a tomar forma en febrero, luego de una reunión eco-ciudadana de ATTAC en Aubagne, donde se trató el tema de la mala alimentación. La primera AMAP aparece en abril del mismo año en la ciudad de Ollioules, en el sur de Francia.

Para la encargada de la Red Nacional de AMAP (MIRAMAP) y ex agricultora de la región de Burdeos, Elisabeth Carbone, “la mayoría de las personas que se integran a una AMAP lo hacen por razones de salud o por el medioambiente. Los agricultores vienen en general por el aspecto económico, porque dicen que van a vender anticipadamente, están seguros de lo que les van a pagar. Pero finalmente se produce algo que nadie antes había previsto: este vínculo se parece al que antes tenían las familias con el médico de cabecera. Se crea una relación estrecha con las personas, a veces hasta de amistad. No es una relación de cliente o consumidor; más bien es una relación basada en el intercambio, de tipo: yo produzco alimentos, necesito ganarme la vida, y del otro lado: yo deseo consumir buenos productos. Va mucho más allá de ser ‘otra  forma’ de comercialización, es realmente cambiar el modelo de nuestra forma de vida”.

Durante los años de funcionamiento de las AMAP, se calcula que existe un número mínimo de consumidores que deben adherir para que este sistema pueda funcionar correctamente. “Se necesitan 40 personas para que un agricultor pueda vivir, pero es algo que va a depender de cada lugar también.

La motivación es estar seguros de comer alimentos orgánicos y sin pesticidas, que son cultivados con cuidado y que son recolectados el mismo día, que no han sido embalados, ni refrigerados ni son transportados por largas distancias. Son alimentos cosechados el mismo día de la distribución, que están maduros, que son de la temporada.

Pese a que no hay ninguna regla estricta con respecto a la distancia en que deben estar situados los centros de distribución de los campos del agricultor, siempre se trata de reducir lo máximo posible la huella de carbono al momento de transportar los alimentos.  “Tratamos de que los productores sean lo más cercanos posible. 

“Se crea una relación estrecha con las personas, a veces hasta de amistad. No es una relación de cliente o consumidor; más bien es una relación basada en el intercambio, de tipo: yo produzco alimentos, necesito ganarme la vida, y del otro lado: yo deseo consumir buenos productos”.
Elisabeth Carbone, encargada de la Red Nacional de AMAP (MIRAMAP).

ver noticia completa: https://www.paiscircular.cl/consumo-y-produccion/las-amap-de-francia-el-circulo-virtuoso-de-una-agricultura-a-escala-humana/

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.